TESTIMONIOS

RESULTADOS MUNDIALES

EVALUACIÓN DE LAS ESCUELAS

Durante una evaluación formal del Concurso “Da buen ejemplo” de El camino a la felicidad, a los profesores que participaron se les preguntó si habían notado que el programa había tenido algún efecto en sus estudiantes, con respecto a la comprensión de los valores morales, actitudes o acciones. El ochenta y cinco por ciento notó un cambio en la comprensión, el 90 por ciento vio un cambio positivo en actitudes, y el 82 por ciento informó de un aumento afirmativo en conducta.

Maestros informaron de los cambios de los estudiantes sobre la comprensión de valores morales, mencionaron frecuentemente que los pupilos estaban más conscientes de la moralidad y de su importancia, que estaban más cooperativos, y que tenían mejor comprensión de la diferencia entre correcto y equivocado.

El efecto dominante en el Concurso “Da buen ejemplo” fue similar respecto a las actitudes de los estudiantes. Los profesores informaron que sus estudiantes se sentían orgullosos de sus logros, trabajaban juntos de forma más productiva y que eran más amigables y serviciales los unos con los otros.

Los informes más frecuentes sobre cambios de conducta fueron que los estudiantes estaban más serviciales y corteses, con muchos menos problemas de disciplina en clase, y que los estudiantes se trataban entre ellos con mayor respeto y actuaban más responsablemente.

Profesores, directores de escuelas y líderes comunitarios están todos de acuerdo en que El camino a la felicidad es una herramienta eficaz para crear un entorno y una comunidad que sean armoniosos y productivos para el aprendizaje.

“Durante muchos años los valores morales de sentido común simplemente no fueron debatidos. Entonces, en la sociedad de hoy, tenemos niños que crecen sin ninguna fundación moral. Es probable que esta es la tercera generación de la nación a la que no se le haya infundido la moralidad. Tiene mucho sentido que cuanto más se enseñen los 21 preceptos de El camino a la felicidad a niños, padres y maestros y cuanto más se apliquen, mejor se volverá nuestra sociedad”.

— Maestra de Enseñanza Media, Texas

“Con el apoyo de la fundación de El camino a la felicidad, más de un millón de ejemplares de El camino a la felicidad se han distribuido en Palestina e Israel. Está marcando una gran diferencia; puede jugar el papel de rehabilitar ambos pueblos. El Comité Ministerial para el Mejoramiento de la Educación ha dicho a todos los consejeros escolares que enseñen a los niños palestinos usando El camino a la felicidad.

— Delegada del Secretario de Educación (jubilado), Autoridad Palestina

“El camino a la felicidad provee una guía muy valiosa para mi clase. El rango de edad de la ESO es un período de cuestionamiento para la juventud y su libro es justo lo que los estudiantes necesitan. Hace que piensen, y establece los valores que faltan demasiado a menudo en el mundo de hoy”.

— Maestro, California.

“Los estudiantes son más receptivos con los demás, discuten los valores y opiniones de otros y luego acuerdan o desacuerdan respetuosamente sin conflicto o confrontación”.

— Maestro de Enseñanza Media de Pensilvania

“Después de usar El camino a la felicidad con nuestros estudiantes, no hubo peleas, ni violencia y era una situación que había cambiado por completo en comparación con las dificultades anteriores”.

— Director de escuela, Tel Aviv, Israel

“Desde que implementamos este programa el año pasado en la escuela, hemos documentado una disminución de áreas de comportamiento/disciplina negativos, falta de respeto flagrante y comportamiento y actitudes agresivas. Hemos evidenciado aumentos en respeto mutuo y tolerancia a las diferencias individuales de los demás, interés común por los demás, la comprensión de la importancia de dar, y una competencia sana. Debido a que muchos de nuestros estudiantes no habían tenido anteriormente ejemplos de actitudes y comportamiento aceptables a seguir, este programa es un conjunto constante de expectativas alcanzables para los estudiantes”.

— Director, Oakland, California

“Robar, pelear, faltar a la escuela, tomar drogas, faltar al respeto a mi madre, eran sólo algunas de las cosas que hacía diariamente hace dos años. Yo no tenía ninguna meta en la vida. No me importaba si alguien me disparaba y me moría. No tenía ninguna comunicación con mi madre ni ningún otro familiar. Yo tenía la peor actitud sin ninguna razón. Empecé a tomar un curso de El camino a la felicidad y puedo decir con orgullo que salvé mi vida. Ahora trabajo y lo estoy haciendo muy bien en el colegio. Tengo gran comunicación con mi familia. Ya no me pongo el atuendo de la pandilla, y lo más importante, ahora tengo una meta”.

— Estudiante de Enseñanza Media, Los Ángeles, California

Lo que distingue a esta organización de otras organizaciones no gubernamentales es su filosofía y cómo aplicarla para educar y rehabilitar a la gente. El camino a la felicidad, es una herramienta perfecta para rehabilitar a la juventud. Ustedes se esfuerzan muchísimo para asegurarse de que su teoría coincida con la práctica. Estoy agradecido por el trabajo que han hecho y espero con ilusión una asociación continua para expandir este programa”.

— Ministro de Juventud y Desarrollo Social, Estado de Lagos, Nigeria

“Se trata de un escrito no religioso que puede ir a la escuela y puede ir a la gente y puede ponerles ahí con una norma moral que está faltando en la sociedad de hoy”.

— Entrenador de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA)

Para solicitar un Paquete Informativo gratuito incluyendo un ejemplar del libro El camino a la felicidad y un DVD de introducción al programa de El camino a la felicidad, haz clic aquí.