TESTIMONIOS

RESULTADOS EN TODO EL MUNDO

EVALUACIÓN DE ESCUELAS

Durante una evaluación formal del Concurso de "Da un buen ejemplo" de El Camino a la Felicidad, a los educadores que participaron se les pregunto si notaron que el programa hubiera tenido algún efecto en sus estudiantes, con respecto a la comprensión de los valores morales, actitudes o acciones. Ochenta y cinco por ciento notó un cambio en la comprensión, 90 por ciento observó un cambio positivo de actitud, y un 82 por ciento reportó un mejoramiento positivo de conducta.

Maestros que reportaron cambios en la comprensión de los valores morales, frecuentemente mencionaron que sus alumnos no eran conscientes de la moral ni su importancia, que se volvieron más cooperativos, y que comprendieron mucho mejor la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto.

El efecto dominante del Concurso de "Da un buen Ejemplo" fue similar con respecto a las actitudes de los estudiantes. Los maestros reportaron que sus estudiantes estaban orgullosos de sus logros, que trabajaron juntos más productivamente y que se volvieron más amigables y serviciales con los demás.

Los cambios en conducta que se reportaron más frecuentemente fueron los de estudiantes siendo más amigables y serviciales, con menos problemas de disciplina en el salón de clases, y estudiantes tratándose mutuamente con más respeto y actuando de una manera más responsable.

Educadores, directores de escuelas y líderes comunitarios están todos de acuerdo en que El Camino a la Felicidad es una herramienta eficaz para crear un entorno y una comunidad que sean armoniosos y productivos para el aprendizaje.

“Durante muchos años, sencillamente no se hablaba de los valores morales de sentido común. Entonces, en la sociedad de hoy, tenemos niños que crecen sin ninguna fundación moral. Es probable que esta es la tercera generación de la nación a la que no se le haya infundido la moralidad. Tiene sentido completamente que a cuantos más niños, padres y profesores se les enseñen los veintiún preceptos contenidos en el libro de El Camino a la Felicidad, tanto mejor llegará a ser nuestra sociedad”.

—Profesor de Escuela Secundaria, Texas

“Con el apoyo de la Fundación de El Camino a la Felicidad, más de un millón de ejemplares de El Camino a la Felicidad fueron distribuidos en Palestina e Israel. Puede jugar un papel de rehabilitación para ambos pueblos. El Comité Ministerial para el Mejoramiento de la Educación ha dirigido a todos los consejeros escolares a enseñar a los niños palestinos usando El Camino a la Felicidad.

”. —Subsecretaria de Educación (Jubilada), Autoridad Palestina

“El Camino a la Felicidad proporciona una guía valiosa para mi clase. El rango de edad de enseñanza secundaria es un periodo inquisitivo para los jóvenes y su libro es exactamente lo que los estudiantes necesitan. Hace que piensen, y establece los valores que faltan demasiado a menudo en el mundo de hoy”.

—Profesor, California

Discuten otros valores y opiniones, y entonces respetuosamente llegan a un acuerdo o a un desacuerdo sin conflicto y sin confrontación”.

—Profesor de Escuela Secundaria, Pensilvania

“Después de utilizar El Camino a la Felicidad con nuestros estudiantes, no peleaban, no había violencia ni conflictos—totalmente lo contrario de lo que ocurría antes”.

—Director, Tel Aviv, Israel

“Después de implementar este programa el pasado año escolar, hemos documentado las reducciones en las áreas de comportamiento/disciplina negativos, la flagrante falta de respeto y el comportamiento y actitudes agresivos. Hemos documentado los aumentos en el respeto mutuo y la tolerancia de las diferencias individuales de otros, interés común hacia los demás, una comprensión de la importancia de la contribución, y la competencia sana. Ya que muchos de nuestros estudiantes no tienen modelos anteriores de actitud aceptable ni de comportamiento, este programa forma un conjunto de expectativas en desarrollo para los estudiantes que se pueden alcanzar”.

—Director, Oakland, California

“Robar, pelear, irme de pinta, tomar drogas, faltarle al respeto a mi mamá— estas eran sólo unas de las cosas que hacía diariamente hace dos años. No tenía ningunas metas en la vida. No me importaba si alguien me disparaba y me moría. No tenía ninguna comunicación con mi mamá ni con nadie de mi familia. Tenía una actitud terrible sin ningún motivo. Empecé a hacer un curso de El Camino a la Felicidad y puedo decir con orgullo que me salvó la vida. Ahora trabajo y me va bien en la escuela. Estoy en muy buena comunicación con mi familia. Ya no me pongo el atuendo de la pandilla, y lo más importante, ahora tengo una meta”.

—Estudiante de Escuela Secundaria, Los Ángeles, California

“Lo que distingue a esta organización de otras organizaciones no gubernamentales es su filosofía y la forma en que se aplica para educar y rehabilitar a la gente. El Camino a la Felicidad es una herramienta perfecta para rehabilitar a los jóvenes. Hacen todo lo posible para asegurarse de que su teoría se ajuste a la práctica. Estoy muy agradecido por la labor que han realizado y deseo una continua participación para expandir este programa”.

—El Ministro de Desarrollo Social y Juvenil, Estado de Lagos, Nigeria

“Esta es una obra no religiosa y puede entrar en las escuelas, se le puede dar a la gente y puede proporcionar un estándar de moralidad que falta en la sociedad de hoy”.

—Entrenador de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA)

Para solicitar un Paquete Informativo gratuito incluyendo un ejemplar del libro y un DVD como Introducción al programa de El Camino a la Felicidad, haz clic aquí.